Father, Son, and Spirit

06-16-2019Weekly ReflectionsWe Celebrate Worship Resource, Vol. 44, No. 2

Did you play the game of “telephone” when you were young? You sat in a circle with other kids and one started by whispering something into the ear of the next kid. The second kid whispered it to the next kid, and so on until the message made its way around the whole circle. When the last kid announced the message to the whole group, it usually bore very little resemblance to the original message. Words got distorted, mistaken, or forgotten when transferred from person to person. But this is not the case when it comes to the three Persons of the Trinity. The Holy Spirit, “the Spirit of truth, (who) will guide you to all truth,” will take from God the Son, who has everything that God the Father has (John 16:13). Nothing is lost or changed when communicated among Father, Son, and Spirit. Proverbs foreshadows this closer –than– close relationship when speaking of the role of God’s wisdom in creation. Divine wisdom is part of God, though distinct from God, yet inseparable from God. So too with the Trinity. Since the “love of God has been poured out into our hearts through the Holy Spirit,” as Paul writes to the Romans (5:5), we can be assured of getting the message right.

How do you picture your relationship among the three Persons of the Trinity?

Padre, Hijo, y Espíritu

¿Jugaste al juego del “teléfono” cuando eras joven? Los niños se sentaban en un círculo con otros niños y empezaban por susurrar algo al oído del siguiente niño. El segundo niño se lo susurró al siguiente niño, y así sucesivamente hasta que el mensaje se extendió por todo el círculo. Cuando el último niño anunció el mensaje a todo el grupo, generalmente se parecía muy poco al mensaje original. Las palabras se distorsionan, se confunden o se olvidan cuando se transfieren de una persona a otra. Pero este no es el caso cuando se trata de las tres Personas de la Trinidad. El Espíritu Santo, “el Espíritu de verdad, él los irá guiando hasta la verdad plena”, tomará de Dios el Hijo, quien tiene todo lo que Dios Padre tiene (Juan 16:13). Nada se pierde o cambia cuando se comunica entre Padre, Hijo y Espíritu. Proverbios prefigura esta relación más estrecha que estrecha cuando se habla del papel de la sabiduría de Dios en la creación. La sabiduría divina es parte de Dios, aunque distinta de Dios, pero inseparable de Dios. Así también con la Trinidad. Ya que el “amor de Dios ha sido infundido en nuestros corazones por medio del Espíritu Santo”, como Pablo escribe a los Romanos (5:5), podemos estar seguros de que el mensaje es correcto.

¿Cómo imaginas tu relación entre las tres Personas de la Trinidad?

BACK TO LIST