Altarcito

09-09-2018Liturgy CornerFr. Paul Turner © 2001 Resource Publications, Inc.

An altarcito is a small altar that believers set up as a place for their personal prayer. This Hispanic custom is often observed in homes, but it may also be seen in schools, businesses or other locations. The actual altar might be a single shelf or a small table, usually set against a wall. Upon it are placed images of Jesus, Mary and the saints who have special significance to the household, such as Martin de Porres or a personal patron. Some families hand down such images from one generation to the next, so the articles represent the local family as well as the church's saints. Those who use this altar for prayer may also place a lighted candle there.

Blessed Sacrament candles obtained from the parish church on Holy Thursday are popular. If family members or friends need a job, a cure of some other assistance, their pictures appear on the altarcito. The photos remind the believer to pray, while their placement among religious images represents the communication with God that intercessory prayer addresses. Consequently, some images on the altar are fairly permanent, like those of saints. But others, like those of family, may come and go as their needs do.

Some families have an altar at home just once a year. For example, they may set one up to celebrate the feast of a particular saint. Some households cover the altar in new bedsheets and invite their friends and neighbors to bring food for the poor. The host family then distributes these gifts to the needy.

The altarcito is a place of communication between believers and the mystery of God. It may be the place where people gather for the rosary. It is a place where people remember not just with the mind but with the heart. It enhances the believer's awareness of the divine presence in daily life, and it affirms the sacredness of life and of home.

El altarcito

El altarcito es un pequeño altar que los creyentes establecieron como un lugar para su oración personal. Esta costumbre hispana a menudo se observa en los hogares, pero también se puede ver en las escuelas, negocios u otros lugares. El altar real puede ser un solo estante o una pequeña mesa, generalmente colocada contra una pared. Sobre él se colocan imágenes de Jesús, María y los santos que tienen un significado especial para el hogar, como Martín de Porres o un patrón personal. Algunas familias transmiten estas imágenes de una generación a otra, por lo que los artículos representan tanto a la familia local como a los santos de la iglesia.

Aquellos que usan este altar para la oración también pueden colocar una vela encendida allí. Las velas de los Santos Sacramentos obtenidas de la iglesia parroquial el Jueves Santo son populares. Si los miembros de la familia o amigos necesitan un trabajo, una cura de otra ayuda, sus imágenes aparecen en el altarcito. Las fotos le recuerdan al creyente que ore, mientras que su ubicación entre las imágenes religiosas representa la comunicación con Dios a la que se dirige la oración intercesora. En consecuencia, algunas imágenes en el altar son bastante permanentes, como las de los santos. Pero otros, como los de la familia, pueden ir y venir según lo necesiten.

Algunas familias tienen un altar en casa solo una vez al año. Por ejemplo, pueden establecer uno para celebrar la fiesta de un santo en particular. Algunas familias cubren el altar en sábanas nuevas e invitan a sus amigos y vecinos a llevar comida a los pobres. La familia anfitriona luego distribuye estos regalos a los necesitados.

El altarcito es un lugar de comunicación entre los creyentes y el misterio de Dios. Puede ser el lugar donde la gente se reúne para el rosario. Es un lugar donde la gente recuerda no solo con la mente sino también con el corazón. Mejora la conciencia del creyente de la presencia divina en la vida diaria, y afirma lo sagrado de la vida y del hogar.

BACK TO LIST